¿Cómo puedes estimular el neurodesarrollo de tu hijo?

estimulacion-temprana

Tu hijo no sólo depende de ti en lo que se refiere a alimentarlo, protegerlo y cuidarlo para que crezca físicamente, sino que también necesita tener un neurodesarrollo adecuado, para que sea un individuo sano y maduro.

La tarea como padre consiste en aceptar y fomentar los cambios y adquisición de nuevas habilidades. Tu hijo aprenderá mejor si se siente seguro, tranquilo y amado, y si se le presenta la información y las oportunidades de explorar el medio que lo rodea de una forma adecuada.4,5 Durante la infancia, muchas habilidades se adquieren mejor jugando, sobre todo cuando lo hacen con sus padres y amigos y familiares. Alguna otra información la aprende a través de nuevas experiencias, lugares, actividades y personas. También se pueden adquirir otras habilidades a través de los libros, cuentos, poemas, relatos y canciones, o por medio de la observación directa.

Es por esto importante que ofrezcas las oportunidades adecuadas que necesita para aprender, dándole la libertad que lo haga a su modo. Si disfrutas descubriendo y aprendiendo cosas nuevas con tu hijo, se dará cuenta que adquirir una habilidad nueva, no solamente es una manera de complacerte, sino también es una vía de satisfacción personal.

Aquí encontrarás diversas actividades fáciles y divertidas, que puedes realizar con tu hijo para promover varios aspectos del desarrollo, y crear un ambiente estimulante y adecuado, que le permita desarrollarse en todas las áreas.2,4,6,20

Recién nacido a 1 mes.

Área Motora:

  • Cuando esté despierto, coloca a tu bebé en posición boca abajo por unos minutos, vigilándolo siempre; agita una sonaja a cada uno de los lados de su cabeza. El estimulo auditivo provocará que levante su cabeza para buscar el sonido y esto le ayudará poco a poco a tener más fuerza en su cuello para sostener la cabeza.

Sensorial:

  • Coloca tu rostro cerca de su cara (20 cm.) para que pueda enfocarte.
  • Realiza sonidos con una sonaja o pequeña campana en la línea media y a cada uno de los lados.
  • Realiza un masaje suave en todo su cuerpo, que incluya: cabeza, cara, espalda, pecho, abdomen, glúteos, brazos y piernas, solamente debes cuidar no tocar o presionar sus articulaciones (codos, rodillas, muñecas, tobillos) de preferencia después del baño. Para facilitar el masaje, puedes usar crema para bebé y realizar presiones suaves varias veces partiendo desde el centro de su cuerpo hacia los lados.

Área Social-Emocional:

  • Abrázalo y acarícialo constantemente, necesita sentir tu presencia.

Área de la Comunicación:

  • Háblale constantemente para reconozca tu voz.
  • Cántale suavemente para arrullarlo.

2 a 3 meses

Área Motora:

  • Muéstrale objetos y juguetes de diferentes colores, formas y tamaños.
  • Realiza movimientos suaves con sus piernas como “bicicletas”.
  • Mueve sus brazos y piernas, alternándolos.
  • Mécelo suavemente entre dos personas, acostado boca arriba sobre una sábana o en una hamaca.
  • Cuando esté despierto, coloca a tu bebé en posición boca abajo por unos minutos, vigilándolo siempre; agita una sonaja a cada uno de los lados de su cabeza. El estimulo auditivo provocará que levante su cabeza para buscar el sonido y esto le ayudará poco a poco a tener más fuerza en su cuello para sostener la cabeza.

Sensorial:

  • Coloca móviles de preferencia de un solo objeto con colores llamativos (rojo, amarillo, azul) en su cuna.
  • Coloca tu rostro cerca a 20 cm de su vista para que pueda enfocarte.
  • Enséñale juguetes o figuras de colores contrastantes como blanco y negro, rojo o amarillo, a 20 o 30 cm. de distancia de su cara y muévelos hacia un lado y otro de la línea media.
  • Realiza sonidos con una sonaja o pequeña campana en la línea media y a cada uno de los lados.
  • Muéstrale su propia imagen en un espejo. Para el final de los tres meses, es probable que responda con una sonrisa al mirarse.
  • Realiza masajes en su abdomen para facilitar su bienestar digestivo, disminuir los cólicos y aumentar sus movimientos intestinales. Asegúrate de realizar movimientos circulares en dirección a las manecillas del reloj.
  • Permite que se lleve sus manos a la boca para chuparse y tocarse la cara. Esto le ayuda a reconocerse. No lo inmovilices con guantes o envolviéndolo con cobijas o frazadas.
  • Acerca objetos para que intente tomarlos con sus manos (muñecos de plástico y sonajas).

Área Social-Emocional:

  • Abrázalo, acarícialo y bésalo. Eso lo hace sentirse seguro y amado.
  • Aprende a observar cuando tu hijo se siente molesto o contento y se sensible ante sus cambios.
  • Sonríele constantemente.
  • Cuando llore, atiende a sus llamados.

Área de la Comunicación:

  • Cántale mientras lo bañas, lo vistes o van de paseo.
  • Escuchen música suave.
  • Háblale frecuentemente mientras está despierto y espera a que realice sonidos para contestarte.
  • Nómbrale las partes de su cuerpo mientras lo bañas.
  • Llámalo por su nombre.

4 a 7 meses

Área Motora:

  • A partir de los tres meses, promueve que tu hijo empiece a rodar de boca arriba a boca abajo, enseñándole el movimiento. Puedes rodarlo suavemente con una pequeña cobija o frazada.
  • Después de que aprenda a rodarse o a partir de los seis meses, coloca a tu hijo en el centro de un salvavidas de plástico, en posición sentado y muévelo hacia los lados y hacia atrás para que empiece a equilibrarse en posición sentado.
  • Dale objetos en las manos para que los manipule, apriete y agite.
  • Colócalo boca arriba y estimúlelo con un juguete para que gire su cuerpo de un lado a otro.
  • Ofrece un objeto llamativo arriba y enfrente de la cabeza de tu hijo para que intente alcanzarlo.

Área Cognitiva:

  • Cuando tu hijo se encuentre sentado, ofrécele juguetes de distintos colores para que los explore.
  • Permítele llevarse a la boca objetos como sonajas, asegurándose que no sean peligrosos.
  • Esconde un juguete que le llame la atención a tu hijo debajo de alguna frazada y descúbrelo después. Esto hace que tu hijo se dé cuenta de que los objetos permanecen aunque no los veamos.
  • Coloca a tu hijo frente al espejo y muéstrele su imagen.

Área Social-Emocional:

  • Baila con tu hijo.
  • Abrázalo, acarícialo y bésalo. Eso lo hace sentirse seguro y amado.
  • Paséalo por el parque o jardín para que disfrute de diversos estímulos.
  • Juega a las escondidas, coloca tus manos en tu rostro y pregúntale: “¿Dónde está mamá?, y   descúbrete diciendo: “Aquí está”.
  • Reconoce cada uno de sus logros.
  • Exprésale tus sentimientos diciendo: “Te quiero mucho”, “Eres muy importante para mí”, y acompañe cada una de estas expresiones con caricias y abrazos.

Área de la Comunicación:

  • Lee cuentos, poemas, canciones para niños.
  • Cuando le hables, trata de realizar gestos para que tu hijo aprenda a distinguir los estados de ánimo.
  • Repite los sonidos que tu hijo hace.
  • Dile el nombre de objetos de uso cotidiano, personas y animales.
  • Proporciona diversos juguetes con tonos musicales, ruidos de asociación (el gato hace “miau”, el perro hace “guau”, él borrego hace, “bee”).
  • Susúrrale los sonidos que emite.
  • Dile en donde están y qué objetos le rodean. Usa palabras claras.

8 a 11 meses

Área Motora:

  • Revisa que el ambiente dónde tu hijo se encuentra sea estimulante y seguro, para que pueda tener la libertad de explorar.
  • Estimula el arrastre y gateo de tu hijo en el piso, estando cerca de él. Puedes colocar algún juguete llamativo para que trate de alcanzarlo gateando.
  • En cuatro puntos, llévalo hacia atrás y hacia delante, sostenido del tórax.
  • Forma túneles con alguna pequeña cobija o mantel encima de una silla para que tu hijo se interese por gatear.
  • Coloca obstáculos como toallas enrolladas, almohadas o cuñas para que se desplace gateando sobre de ellos.
  • Ofrece juguetes blandos, bloques y recipientes para que trate de meter y sacar objetos, así como apilarlos.
  • Permítele beber de una taza aunque derrame.

Área Cognitiva:

  • Juega con tu hijo a esconder tu cara detrás de una sábana o toalla. Después también puedes con una frazada suave tapar su cara y destaparla preguntando “¿Dónde está mi bebé?”.
  • Enséñale a decir adiós con la mano.
  • Muéstrale figuras en un libro y diles por su nombre.
  • Proporciónale objetos que pueda meter uno en otro.
  • Enséñale a aplaudir o a obedecer órdenes acompañadas de gestos como: ven, dame.

Área Social-Emocional:

  • Realiza juegos con las manos de tu hijo, como contarle sus dedos con canciones o cuentos.
  • Aprende a observar cuando tu hijo se siente molesto o contento y se sensible ante sus cambios.
  • Abrázalo, acarícialo y bésalo. Eso lo hace sentirse seguro y amado.
  • Promueve el juego y contacto con niños de su edad.

Área de la Comunicación:

  • Habla con tu hijo con las palabras pronunciadas correctamente.
  • Lee cuentos, trabalenguas, poemas.
  • Entona canciones o rimas que le permitan imitar y expresar acciones.
  • Durante el baño, nombra las partes de su cuerpo y señalas.
  • Dile los nombres de alimentos y el sabor que tienen.
  • Háblale por su nombre.

 12 meses

 Área Motora:

  • Promueve la marcha ayudando a tu hijo a dar pasos sosteniéndolo de las dos manos.
  • Coloque a tu hijo cerca de muebles para que intente pararse deteniéndose de ellos.
  • Proporciónale objetos de uso común como tazas de plástico, vasos, platos, recipientes para que los manipule.
  • Dale objetos que pueda apilar, sacar y meter.
  • Coloca juguetes en diferentes partes de la habitación para que trate de alcanzarlos.
  • Deja que tu hijo manipule los libros o revistas.
  • Permite que tome alimentos con la mano.
  • Enséñale a hacer garabatos con crayones.

Área Cognitiva:

  • Dale órdenes sencillas para que las realice como: dame el carrito, pásame la pelota, el patito.
  • Realiza movimientos con la cabeza diciendo “no” y “sí”.
  • Nombra objetos comunes (leche, agua, ropa o juguetes) y después pídele que los señale.

Área Social-Emocional:

  • Proporciona a tu hijo juguetes como: bloques, cubos, cajas y recipientes de diferentes formas y tamaños.
  • Siéntalo en el piso y jueguen con una pelota.
  • Cuando haga alguna gracia apláudele y felicítalo.
  • Describe los estados de ánimo que experimenta.

Área de la Comunicación:

  • Motiva a seguir el ritmo de la música con movimientos de manos y pies.
  • Realiza expresiones y sonidos frente a un espejo con tu hijo.
  • Entonen canciones que le permitan expresar mímicas sencillas como: “tengo manita”, “pon pon, tata”.
  • Nárrale cuentos sencillos.
  • Invítalo a decir palabras de dos sílabas como mamá y papá.
  • Permítele que diga una palabra o sonidos para expresar lo que desea como: pan, agua, etcétera.
  • Repite las palabras que tu hijo pronuncia.

Un comentario en “¿Cómo puedes estimular el neurodesarrollo de tu hijo?

  1. No es necesario comprar costosos juguetes y aparatos para estimular en sus diferentes etapas a nuestro bebé, lo mas importante es dedicarle tiempo de calidad a esas pequeñas grandes actividades que desarrollarán en nuestro hijo cada ámbito!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s