¿Qué es el DHA y cuál es su impacto en el neurodesarrollo de los niños?

Hace millones de años, el ser humano logró transformarse a través de la evolución de su cerebro, a esto se le llamó “Encefalización”, esto comenzó desde los homínidos primitivos hasta el homo sapiens.

Hace cerca de 3 millones de años, el crecimiento del volumen cerebral ha aumentado y esto nos ha permitido adquirir nuevas habilidades cognitivas, de movimiento, comunicación y adaptación al medio.

Existen gran variedad de teorías y evidencias actuales que sostienen que el DHA (Ácido Docosahexaenoico Omega 3) fue esencial en la evolución del cerebro humano. Se cree que durante el proceso evolutivo, nuestros ancestros consumieron alimentos provenientes del océano como algas y peces, ricos en DHA, los cuales poco a poco se encargaron de formar la parte estructural y funcional del cerebro humano, así adquirieron nuevas habilidades distintas a otras especies.

Hoy en día se sabe que el cerebro humano, crece de forma compleja y existe una gran variedad de factores que pueden afectar su desarrollo tales como la alimentación y la estimulación. El periodo crítico para que el cerebro crezca y se desarrolle correctamente es durante los primeros cinco años de vida.

Nuestro cerebro se compone aproximadamente 60 % de grasa, ésta forma parte de la capa que cubre las neuronas, es decir, las membranas de las células nerviosas y de la mielina. Algunas de estas grasas las produce nuestro organismo, pero existen muchas otras que no podemos sintetizar y que debemos consumirlas en nuestra alimentación, como los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, por eso se les ha llamado ácidos grasos esenciales. Cantidades importantes de estos ácidos grasos se encuentran en la estructura de nuestro sistema nervioso.

Uno de los más importantes es el DHA (Ácido Docosahexaenoico) o también conocido como Omega 3. Se encuentra en altas concentraciones en el sistema nervioso. La participación de los ácidos grasos Omega 3 (DHA o Ácido Docosahexaenoico) y Omega 6 (ARA o Ácido Araquidónico) en el desarrollo humano comienza a partir del embarazo. Una gran cantidad de DHA va al feto para contribuir en la formación de su cerebro, principalmente desde el tercer trimestre del embarazo y continúa los próximos cinco años de vida.

Se dice que el DHA es un neuronutriente debido a que deposita principalmente en zonas muy importantes del cerebro para la visión, la atención y el aprendizaje, lo que contribuye a que las señales nerviosas sean más eficaces. Diversos estudios comprueban que el consumo de DHA en la dieta, ya sea por medio de lactancia materna o con fórmulas infantiles, es esencial para el desarrollo infantil, ya que contribuye al desarrollo cognitivo y visual de los niños.

Hoy en día sabemos que una dieta sin DHA y nutrición deficiente, así como una estimulación inadecuada durante esta etapa, traen consecuencias importantes a corto y largo plazo como retrasos en el desarrollo psicomotor, cognitivo y alteraciones en el sistema inmunológico, así como en el crecimiento físico del ser humano. Por lo tanto la nutrición y estimulación adecuada son factores indispensables para el desarrollo en la infancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s