El neurodesarrollo en la infancia

El desarrollo infantil, es un proceso incesante, en el cual cada niño lleva su propio ritmo. A partir del nacimiento, el niño todas las posibilidades para alcanzar un correcto desarrollo. La relación entre la herencia e interactuar con el ambiente, convierte al niño en un ser único y especial. Las habilidades motoras, el progreso emocional y social, el lenguaje y el pensamiento, se integran para lograr que el niño tenga un correcto desarrollo, y la estimulación que le dediques es indispensable, para que este proceso continúe.

Las áreas de desarrollo más importantes en las cuales el niño es capaz de adquirir diversas habilidades son:

  1. Desarrollo Motor: Es el progreso del movimiento para alcanzar la postura, prensión, coordinación y locomoción. El desarrollo motor requiere de la coordinación del movimiento de diferentes grupos de músculos.

La motricidad gruesa corresponde al movimiento del cuerpo y brazos que provocan conductas como: sentarse, caminar, saltar y trotar. La motricidad fina, corresponde a movimientos más delicados y específicos, que utilizan la coordinación entre los dedos de la mano y la visión, como por ejemplo, tomar objetos pequeños con el dedo índice y el dedo pulgar o escribir.

  1. Desarrollo de la Comunicación: Incluye la comprensión, comunicación y expresión del habla.
  2. Desarrollo Cognitivo: Se refiere a la capacidad que desarrolla el niño para razonar, analizar y resolver problemas simples y complejos.
  3. Desarrollo Social-Emocional: Se encarga de mostrar las reacciones personales que el niño presenta frente a los demás, su adaptación a la vida cotidiana y a su grupo social.

Estos son los principales logros que se alcanzan durante los primeros cinco años:

De 0 a 12 meses de edad: El niño conoce el mundo a través de sus 5 sentidos, por lo que a medida que su cerebro se desarrolla, será apto para realizar actividades que le permiten conseguir estímulos, fundamentales para su correcto desarrollo. Para este fin son importantes actividades como chupar sus manos, llevar los objetos a la boca, observar y establecer contacto visual con las personas o examinar distintos escenarios. Cualquier sonido, sabor, olor, textura y color será una experiencia totalmente nueva para tu bebé, ya que durante el primer año de vida la visión y la audición se desarrollarán en gran medida.

2 años: Durante este periodo, el niño adquiere cada vez más movilidad y está más consciente de sí mismo y de su entorno. Crece su deseo de explorar objetos nuevos y relacionarse con otras personas. El niño muestra mayor independencia, su conducta se volverá desafiante. Cuando lo alejas de algún peligro, tratará de regresar a él, ignorando tus órdenes debido a su curiosidad, pero la mayoría del tiempo necesita tu aprobación o desaprobación para sentirse a salvo. Tiene la capacidad de reconocerse a sí mismo en fotografías y en el espejo, así como imitar las conductas de los demás, en especial la de personas mayores.

El niño también reconocerá los nombres de personas conocidas y de objetos que ve con frecuencia, y seguir órdenes sencillas.

2 a 3 años: El niño experimentará grandes cambios intelectuales, sociales y emocionales que lo ayudarán a investigar y a entender su nuevo mundo. Deseará reafirmar su independencia de los otros miembros de la familia, pero también descubre que existen ciertas “normas” que se deben seguir. Empieza a desarrollar cierto control sobre sus impulsos, sin embargo se encuentra en un constante vaivén entre la necesidad de estar contigo y al mismo tiempo ser libre. Es la etapa del “no” y tratará de hacer lo contrario a lo que le digas.

Es de suma importancia considerar estos cambios, debido a que el respeto y confianza que le brindes, le dará los asientos para que en los próximos años se sienta aceptado , seguro y le sea fácil adaptarse a su entorno e interactuar.

3 a 4 años: El niño experimenta un mundo de fantasía e imaginación. Encuentran gusto por explorar y preguntar sobre su entorno. Se vuelve más independiente y empieza a socializar con otros niños. El lenguaje cobra gran importancia para que logre expresar sus sentimientos y deseos, en vez de llorar, pegar o patear. En esta etapa la relación entre ustedes tendrá muchos cambios, ya que comienza a comprender que tú eres una persona diferente de él, con pensamientos y sentimientos diferentes, lo cual lo hace más empático y trata de complacerte.

Sus movimientos son ágiles y más coordinados, así que podrá subir y bajar escaleras fácilmente, así como andar en triciclo e interesarse por juegos y deportes. Le gusta manejar y aprender a usar herramientas como las tijeras, los colores y el papel. Durante esta etapa los niños no distinguen entre lo fantástico y lo real, por lo que algunas de las imágenes que no reconozca pueden ser “monstruos” para él.

4 a 5 años: En esta etapa el niño está lleno de energía, encuentra gusto por experimentar en diferentes sentidos y formas. Su relación con su entorno lo ayudará a formar su personalidad y a definir su manera de pensar y actuar. El niño tendrá cambios cada día, que lo hacen sentirse seguro e inseguro con frecuencia. Se interesará por los niños de su mismo género, recordará parte de los cuentos, y empezará a distinguir entre lo fantástico y lo real.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s